Gracias, a ti

11 11 2012

Últimamente me paso la vida rodeada de personas desencantadas con el amor, bueno, con el amor no, con la idea clásica del amor: la convivencia, la rutina… Tengo a mi alrededor una panda de separadas y tan solo dos o tres que siguen creyendo en el amor.

Podemos decir que el amor eterno, las parejas para toda la vida y todo lo relacionado con estos temas son TT en nuestras vidas. Son conversaciones bastante interesantes,  cada una tira hacia su lado, expone sus argumentos, las otras los rebaten… mirarnos desde fuera tiene que ser curioso. Desde dentro yo me siento un bicho raro. Debería identificarme con los argumentos de las separadas, pero no es así. Ellas expresan quejas y causas con las que yo no me siento identificada.

“Es que ya no era detallista”

Detalles… en mi caso todo eran detalles. En cuanto a lo material, antes de desear algo ya lo tenía. Esto no cambió con el paso de los años en lo más mínimo, siempre siguió haciéndome sentir como una reina. Un bolígrafo nuevo para mi colección, un cuaderno que sabía que me gustaría, artículos de periódico o libros que había conseguido en el trabajo que creía me podrían interesar; mi revista favorita, esa que ni yo misma me acordaba de comprar. Cualquier cosa rosa que pudiera imaginar… Desde lo más nimio hasta lo más espectacular, como un iPad o un brazalete de Tiffany.

En cuanto a lo no material… todo lo que una mujer desea cuando quiere ser mimada yo lo tenía. Notas de buenos días, o de buenas noches, con muchos besos y mucho cariño. Guardo muchas de ellas que aún me encogen el corazón y el alma. Un bollito o un dulce de vez en cuando. Y detalles que van mucho mas allá, poder descansar cuando mas cansada estaba porque el se encargaba de todo. No tener que cocinar si no me apetecía porque también el se encargaba de todo de ir a por comida, de cocinar, lo que fuese. Y todo esto in una pega, sin un reproche. No olvidarse nunca de agradecerte lo bien que cocinas y de alabar lo rico que sabe lo que guisas.

“Es que me complicaba mucho la vida”

No, en mi caso esto tampoco encaja. No es complicarte la vida que te bajen a la perra cuando no te apetece moverte del sofá. Ni que te lleven en coche a los sitios porque no te apetece conducir, ni que te recojan con coche porque no quieres pasar frío o no te apetece coge el metro. No es complicarte la vida que haya alguien pendiente de llevarte o entregarte esos papeles que llevas tiempo retrasando porque te da una pereza horrible, que te hagan esa llamada que llevas tiempo postergando. Mi balay… siempre haciéndome la vida mas cómoda.

“Es que no salíamos”

A cenar, al cine, de viaje… Estos ocho años no han sido precisamente sedentarios. Siempre nos ha gustado estar solos, no eramos mucho de salir en pareja, lo pasábamos muy bien solos y el uno con el otro era con quien mejor nos entendíamos. Para pasear, para cenar, para viajar. Nunca se nos acababa el tema de conversación, siempre había algo que comentar, que ampliar, algo que aprender del otro… En estos años he cenado en restaurantes estupendos, en muchos vips y en algún macdonalds, y siempre ha sido magnífico. Siempre ha habido sonrisas. Desde una noche en el pueblo hasta la luna de miel en Nueva York, pasando por nuestras nocheviejas en París, Londres, Praga… Descubrir el mundo con sus ojos acompañándome sé que es algo que no podré conseguir nunca y que nadie podrá igualar nunca. Siempre me van a faltar tus fotos, tus reflexiones, tus conocimientos, tu orientación… mi enciclopedia británica.

“Es que no me comprendía”

La verdad es que no sé si en el fondo lo hacía o no, pero yo sentía que sí. Siempre tenía un abrazo, unas palabras positivas. Todo el mundo debería tener al lado a alguien como él, alguien que siempre ve el vaso medio lleno, que siempre ve una luz al final del túnel, que siempre abre una, dos o cien ventanas cuando tus sientes que todas las puertas se te cierran. Alguien que cuando te despiertas los fines de semana llorando porque te sientes una vaca inmensa te abraza y te repite las veces que haga falta que no lo estás, que no lo eres, justo lo que necesitas oír. Y así semana tras semana eres un pibón, tú sabes que no es cierto pero es justo lo que necesitas oír. Alguien que cuando pierdes los nervios y lanzas cosas, tiras puertas a patadas y te vas de casa de madrugada dando un portazo, siempre te comprende, siempre esta dispuesto a abrazarte cuando estás mas calmada. Alguien que cuando más lo necesitas se calla y te abraza. Eso sí es comprensión, eso es parte de tu propia alma.

“Es que no me apoya en lo que hago”

… ¡ay, dios mío!, esto es la guinda de la tarta. Todo, absolutamente todo lo que se me podía pasar por esta loca cabecita mía era recibido un un abrazo, una sonrisa o unas palabras de ánimo. Aprender alemán (1 curso), punto de cruz a distancia 82 clases), curso de maquillaje (3 distintos, el último se quedó a medias), gimnasio (pocos meses), hacer dieta (y dejarla, una y otra vez, en bucle), pilates (6 semanas). Ahora resulta que me apetece salir a andar, ahora quiero ir acompañada. Me gustaría tener perro. Me gustaría salir más, salir menos… Ni un solo problema, nunca, en que fuese yo misma, en que disfrutase, en que viviese, en que fuera feliz.

Infidelidades, machismos, egoísmos, obsesión deportiva y todas las demás razones que se pueden escuchar en una tarde de café entre amigas ni siquiera merece la pena mencionarlas. Sería plasmar aquí una colección de antónimos y tampoco es cuestión de andar pisando ánimos.

Por todas estas razones, y otras que no cabrían aquí, y que tampoco sabría como plasmar en algo tan simple y a veces tan vacío como las palabras, yo no puedo opinar. No encajo con prácticamente ninguno de los reclamos de las mujeres de mi alrededor.

Gracias a él soy como soy. Gracias a todo lo que he aprendido, visto y vivido en estos ocho años. Gracias a su comprensión cuando más desquiciada estaba. Gracias a su apoyo cuando los problemas laborales amenazaban con derrumbarme. Gracias a todo lo que supo enseñarme y también supo cómo hacerlo. Hizo de mí una mejor persona pero, sobretodo, hizo que sentirme tan querida y tan amada fuera lo mejor de vivir.

Si alguien ha llegado hasta aquí se estará preguntando entonces qué fallo. Es algo a lo que no puedo responder, ni siquiera ahora, un año después de haber tomado la decisión de marcharme de casa. Nadie dijo que esta etapa iba a ser fácil y sí que sería muy difícil, pero nunca pensé que lo sería tanto. Nadie me advirtió de lo difícil que sería superar tu sonrisa…

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

11 11 2012
Eva

No sabía nada…
Estas bien, verdad?

11 11 2012
avecestemataria

sí, estoy… poco a poco.
he querido escribirte mil veces para contártelo…
besitos!

13 11 2012
Tequila

Soy Danygirl, ¿me recuerdas? Me pasó lo mismo que a ti, ya lo sabes. Todo genial, yo era una reina (y aún lo soy) para él. Entonces ¿qué falló? Yo sí lo sé. El amor. No estaba enamorada. Era mi amigo, mi confidente, pero no mi amante.
Besos, y aquí estoy, con otro nick, pero sigo siendo yo.

13 11 2012
avecestemataria

Hola Danny… Como no te voy a recordar si fuiste mi inspiración para coger fuerzas??
Gracias por tus palabras, de verdad.
Espero que estés bien, cielo, y que este año sea mejor que el pasado.
Mil muacks! :*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: