La fístula obstétrica

10 12 2007

Inauguro esta sección dedicada a las mujeres para hablar de un mal tristemente olvidado, la fístula obstétrica. Hace ya tiempo leí un reportaje en el suplemento “Domingo” de EL PAÍS que atrajo mi atención hacia este problema. 

¿Qué es la fístula obstétrica?
Es una de las heridas más serias que pueden ocurrir durante el parto y se produce cuando un parto prolongado, por cualquiera que sea la razón, no recibe el debido tratamiento. La cabeza del bebé golpea contra el tejido de la pelvis de la madre durante varias horas y hasta días, eventualmente interrumpiendo el flujo de sangre a estos tejidos. Pronto estos tejidos mueren, dejando una abertura que conduce de la vagina a la vejiga o al recto. Esto tiene como consecuencia una pérdida constante de orina (de la vejiga) o de la materia fecal (del recto).
Además de los problemas físicos, los psicológicos
La madre está agotada tras largas horas de parto. Nueve de cada diez bebés no sobreviven. Como ocurre en la mayoría de ocasiones este se ha convertido en un problema exclusivo de los países menos “desarrollados”. En el “primer mundo” la fístula hace mucho tiempo que tiene cura, ya que el primer hospital para tratar este problema se abrió en Nueva York a finales del siglo XIX. Por desgracia, las mujeres de las zonas más pobres de África, Asia y Sudamérica no tiene acceso a estos tratamientos. En estas zonas del planeta las mujeres contraen matrimonio extremadamente jóvenes, pueden ser madres biológicamente pero su cuerpo aún no se ha desarrollado lo suficiente como para enfrentar un parto con garantías, su pelvis es aún demasiado estrecha como para dejar paso a la cabeza del bebé. Este es un factor clave para un parto obstruido. En algunas culturas las mujeres que no dan a luz en sus casas son consideradas débiles y anormales. En muchos de estos casos tampoco dispondrían de medios económicos para la cuenta de un hospital que, además, estaría demasiado lejos para llegar a tiempo. La mujer se pasa las largas horas o días que dure el parto oliendo a orina y a heces, por lo que es rechazada por su esposo y familia. Nunca jamás podrá recuperar el control de sus esfínteres sin una operación adecuada, en los casos más graves, no existe solución. 
Un remedio posible
Existe una solución para gran parte de las afectadas por este horrible problema. Aunque no sea fácil, la condición de fístula obstétrica se puede remediar. Los cirujanos con más experiencia tienen un éxito del 90% después de realizar sólo una operación. Una reparación exitosa implica cerrar la abertura creada durante el parto prolongado y restaurar las funciones normales de la vejiga. Las pacientes que sufren de esta condición también han tenido otras complicaciones a causa del parto prolongado, entre ellas, lesiones a los nervios que causan dificultades para caminar, infertilidad debido al daño del útero y el no poder tener relaciones sexuales con su esposo debido al daño y las cicatrices de la vagina. Por esta razón, un cirujano especializado en fístula tiene que estar preparado para tratar todas estas necesidades que tienen las víctimas. Se está llevando a cabo un gran esfuerzo para organizar una red de centros de capacitación que permitirían a los médicos involucrados en el tratamiento de la fístula estar adecuadamente capacitados en esta técnica especial.

A pesar de que la operación de fístula se está realizando en los hospitales generales de los países desarrollados, existen actualmente muy pocos centros en el mundo dedicados al cuidado de estas pacientes. En este momento ha hospitales especializados en: Etiopía, Sudán, y Nigeria.

Los hospitales especializados necesitan estar constantemente buscando asistencia del gobierno y de donantes privados para poder tratar a sus pacientes y jamás podrán ser autosuficientes.

Gente que merece un reconocimiento
En el hospital especializado en fístula de Addis Abeba han realizado más de 13.000 operaciones desde 1974. El personal está constituido casi en su mayoría por pacientes que se quedaron cuando no se podían curar completamente. Los pacientes provienen de todas partes de Etiopía y de otros países del Cuerno de Africa, muchas veces caminando durante varios días antes de poder llegar al camino que conduce a Addis Abeba. Capacitan a ginecólogos de la facultad de medicina de la localidad y a médicos de todo el mundo para realizar la operación de la fístula.


No me gusta mencionar ONG’s a no ser que conozca de primera mano (cuentas económicas incluidas) su buen hacer y su ética. Pero simplemente por la labor que realizan me ha parecido bien hacer una excepción en este caso.

Anuncios

Acciones

Information

One response

12 12 2007
Tumiki

No tenía conocimiento de este tema y merece una divulgación amplia. Es una vergüenza comparar los gastos sanitarios mundiales con los gastos militares mundiales. Y seguro que este asunto necesitaría menos inversión que el SIDA o el cáncer para erradicarlo.
La verdad es que esta categoría de MUJERES va a ser de las que más juego dé de todo el blog, hasta para los hombres (como es mi caso).
En femenino pero sin feminismo.
¡ENHORABUENA!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: